• Ideas para tí

Rosquillas de anís carnavaleras

Es Carnaval, Entroido en mi tierra, y como a los gallegos se nos conquista en parte por el estómago, pues lo típico de estas fiestas, además de disfrazarse, también es comer!!!!! Así que teniendo en cuenta que me suelo fijar en las tradiciones culinarias de cada fiesta, me he metido en la cocina…y tomando como referencia la receta de mi abuela materna, me he puesto a hacer rosquillas de anís gallegas a ritmo de “la Vida es un carnaval”, sin prisa pero sin pausa!

Esta es mi fresita del año pasado

Ahí va la receta, de estas rosquillas degustables en cualquier época del año en mi tierra, pero muy propias del carnaval!

– 200g azúcar glassé ( yo pulí el normal en la maravillosa Thermomix )
– 2 huevos
– 100g de aceite de girasol
– 50 gramos de anís del Mono
– un sobre de levadura Royal
– 500g de harina de repostería


Ir mezclando los ingredientes en el orden que se indica y en cuanto a la harina, es aconsejable introducirla en dos tandas! Una vez todo este bien mezclado con una batidora de varilla dura extraer la bola del recipiente, con las manos mojadas en aceite…se os pegará menos a los dedos!
Amasarla ligeramente con ambas manos, sobre una encimare cubierta por harina! Es una masa bastante pegajosa, y de esta forma terminará de absorber algo más de harina de la superficie, lo cual la hará más manejable!

Mi formita de corazón, va por San Valentín

Llega el momento de hacer los roscos! Para mi gusto, es ideal que sean pequeños, aunque apenas se les vea el agujero, porque de este modo estarán más crujientes cuando los degustemos!

Una vez hayamos terminado…en mi caso, y con esas cantidades de ingredientes, me salieron nada más y nada menos que 135 rosquillas!!!!!…llega el momento de freírlas!
Os aconsejo tenerlo todo dispuesto antes de empezar:
– la sartén bien cargada de aceite de girasol
– un plato recubierto con papel absorbente, para recibir las rosquillas recién sacadas del fuego
– un bol para trasladarlas
– y azúcar glassé para irlas espolvoreando en caliente!

El aceite debe estar bastante caliente e incluso hacer burbujas en contacto con la masa, sino se romperán al intentar freírlas! Y precisamente por estar a esa temperatura, la vigilancia sobre las rosquillas al fuego, debe ser total! Así que no es una receta apta para hacer rodeada de niños, ni para las/los que nos gusta hacer varias cosas a la vez!

No puedo indicaros con exactitud el tiempo que cada remesa debe estar al fuego, ya que yo me fijo más en si se va dorando la masa o no, pero puede que un tiempo aproximado sea 10 segundos por cada cara de la rosquillas…y suelo freírlas en una gran sartén de 20 en 20!

De la sartén al plato con papel adherente, para que chupe el exceso de aceite sobrante! Y de ahí al bol, para ser regadas poco a poco con azúcar glassé!

Animaos a hacer esta rica receta gallega y contadme luego si tiene tanto éxito como os digo!

Te ha gustado este post, compártelo!Share on FacebookTweet about this on Twitter

10 Comentarios

  1. Que sencillo!!!. Voy a aninarme a hacerlas, María. Asi, en pequeñitas. Las traeré al trabajo y mis compis serán mis conejillos de indias. Ya te contaré!!.
    Mil gracias y de corazón que sigas así de feliz. Tu rostro brilla. Un besillo desde Valencia.

    1. EN LA THERMOMIX PERFECTO TAMBIÉN!!! PERO LA HARINA ÉCHALA EN DOS TANDAS ( VELOCIDAD 6) Y AL FINAL UN POCO DE ESPIGA

  2. Me encantan no sabía que fueran gallegas, soy de Palencia y aquí también se han hecho siempre orejuelas y rosquillas de carnaval con anís. Me encantan. Por cierto, me hace gracia que pongas sobre de levadura royal y en la foto, la marca es vahine, benditas palabras que se pegan. Un beso guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.