• Lifestyle

Recordando el bautizo de Maia

Está a punto de cumplirse un año, del bautizo de nuestra pequeña! Tuvo lugar el 30 de octubre del 2016, en la localidad de Pedraza, y aún a día de hoy me emociono al recordarlo! Así fue cómo lo organizamos y cómo lo vivimos, la familia al completo!

Cuando Maia tenía un mes, en una comida familiar, nos planteábamos si bautizar o no a nuestra pequeña. Ambos hemos sido bautizados y aunque parece que hoy en día cada vez abundan menos los ritos religiosos, me apetecía que viviésemos esta bonita celebración, arropados por nuestra familia y justificar también la figura de los padrinos de nuestra pequeña. 

Lo primero era elegir el lugar de la celebración. Mi chico es valenciano y yo gallega, así que buscábamos un punto intermedio entre ambas comunidades, para que ni una familia, ni la otra, tuviese que desplazarse hasta la otra punta de la península…no estando de vacaciones, someterles a tantos kilómetros, no deja de ser un exceso para el cuerpo.

Madrid se barajó como opción, ya que es nuestro lugar de residencia y la ciudad que laboralmente nos ha acogido…pero ya que íbamos a juntarnos todos, y la capital la tenemos muy vista, preferimos decantarnos por algún pueblo cercano, con algún encanto especial. Enseguida salió a relucir el pueblo de Pedraza, declarado Conjunto Histórico y perteneciente a la provincia de Segovia. No sé si lo conocéis, pero es una villa amurallada, llena de encanto, que merece la pena visitar…os aconsejo hacerlo los dos primeros fines de semana del mes de Julio, ya que se celebra allí “La noche de la velas”; dónde bajo la única iluminación nocturna de múltiples cirios por todo el pueblo, se puede disfrutar de los mejores conciertos de música clásica, aderezados por un halo de misterio y penumbra, más propio de otros tiempos.

Y ya que para tal celebración, toda nuestra familia tenía que desplazarse unos 400 kilómetros, pensamos en organizar un fin de semana familiar y completo. Lo que hicimos fue más o menos reproducir el vivido por mi chico y por mí hace algo más de dos años, cuando Maia no era si quiera un proyecto en nuestras vidas.

Los citamos a todos el sábado 29 de Octubre a mediodía en Sepúlveda, otro pueblo segoviano que merece la pena visitar, y dónde disfrutar de un sabroso cochinillo o cordero, es uno de sus múltiples atractivos. No dejéis de visitar su plaza Mayor, que tras pasear por muchas calles y cuestas empedradas, espera ansiosa, acompañada por el bullicio de la gente y marcando, con su paciente reloj, el paso de la horas.

Tras hacer la digestión los mayores, y mientras los niños jugaban a la eterno “pilla-pilla”, se nos hizo la hora de la actividad programada para esa tarde: una paseo en piragüa por las majestuosas Hoces del Río Duratón! 

Algunos de los invitados no se animaron a experimentar dicha actividad y se quedaron en tierra, haciéndonos compañía a mí y a la pequeña; pero Andatura ( la empresa contratada), también nos tenía reservada una actividad para los menos aventureros: un paseo bordeando el río, que tan frondoso y bello está a estas alturas del otoño.

El resto se dirigieron con otro monitor a recorrer las hoces en piragüas antivuelco, habilitadas para dos y tres personas. Os aseguro que la travesía es sencilla, un paseo, ya que pudieron disfrutar de la actividad niños de hasta 5 años de edad…pero no por ello es menos bella, ya que las colonias de buitres asentadas en las hoces y el paisaje que las rodean, te hacen disfrutar del paseo sin parpadear, por miedo a perderte algún frame.

Al acabar la actividad, nos dirigimos ya a Pedraza, dónde picamos algo antes de hospedarnos en el hotel…tras la comilona del mediodía, nos os creáis que había mucha hambre entre los comensales! El hotel rural elegido, tan recomendable como precioso, fue “La Hospedería de santo Domingo”! La decoración y habitaciones han sido tocadas con la varita del encanto y el desayuno, en su soleado jardín rozando la muralla exterior del pueblo, no tiene desperdicio.

La ceremonia estaba programada para el domingo a las 14h, así que disponíamos de toda la mañana para ponernos guapos y disfrutar del pueblo: visita al castillo de Pedraza, paseos por la circular plaza del Ayuntamiento, compras de artesanías varias en las distintas tiendas de la zona…

Vamos, que se nos pasó la mañana en un vuelo y enseguida nos vimos en la iglesia de San Juan Bautista, emocionados y nerviosos por vivir el ritual, mientras Maia, ajena a todo, dormía plácidamente. Por supuesto, el chorro de agua la despertó ipso facto, pero las sonrisas y miradas de todos, le hicieron sonreír a ella también y no llorar, siendo esta segunda opción la reacción más típica en todo bebé.

Tras leer emocionada las palabras que el cura me había pedido que escribiese para Maia, las cuales podría guardar como recuerdo para su futuro, llegó la hora de la comida. No tuvimos duda en elegir La Olma de Pedraza! En pocos sitios he comido un solomillo como el que allí preparan; aunque otros muchos se decantaron por el jugoso y delicioso cordero, regado por unos sabrosos entrantes previos y sellado con deliciosos y variados postres, que harían enloquecer a cualquiera.

Como no podía ser de otra manera, había preparado para todos unos recordatorios caseros, con foto de Maia y galleta de biberón incluída, para que tuviesen un humilde objeto con el que recordar ese día tan familiar. Los coloqué en un lugar estratégico de la mesa, dentro de una cajita, con un vistoso globo y unas bonitas cajas, rellenas de chuches, que les había encargado a la chicas de Díselo Bonito.

Los regalos por supuesto, no son importantes en un día tan especial, aunque tengo que decir que los recuerdo también a la perfección, porque me consta que fueron elegidos con todo el cariño del mundo.

Finalmente nos despedimos los unos de los otros, con el objetivo de partir hacia nuestros respectivos hogares; y debo confesaros, a vosotros lectores, que alguna que otra lagrimita hizo de broche de oro, a aquel familiar y emotivo fin de semana. Hasta el próximo post, amigos!

Te ha gustado este post, compártelo!Share on FacebookTweet about this on Twitter

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.